Historia de la Ermita

Del libro «Historia, Religión y fe en Nuestra Señora de Barbaño. Piedad y Religiosidad Popular en Montijo»

Portada de libro editado en el año 1999

Primeros datos documentales de la ermita: Orde Militar de Santiago: año 1553-1555

Históricamente es decir, de manera documental, podemos afirmar que la ermita de Nuestra Señora de Barbaño existía ya a mediados del siglo XVI no así obviamente su advocación que es anterior pues el edificio demuestra del amor de Montijo y pueblos de su comarca a la imagen de María de Barbaño con anterioridad como podremos ir desgranando en la historia de la misma a lo largo de la secciones dedicadas en esta página web a la misma.

Gracias a los visitadores de la mencionada Orden de Santigo, hoy podemos conocer cómo fue la ermita en sus primeros momentos cuya descripción, análisis y estudio fueron publicados en 1999 en el libro Historia, Religión y fe en Nuestra Señora de Barbaño. Piedad y Religiosidad Popular en la villa de Montijo, primer estudio documentado sobre la ermita, la imagen y su mayordomía de la que nacería posteriormente la Hermandad en torno a la Santísima Virgen de Barbaño.

Maestro alarifes medievales. Foto: Portada libro de Rafael Gómez

Una ermita rural

La primitiva ermita se levantaba en la dehesa de Barbaño en una encrucijada socio-económica y religiosa propia de las estructuras aún medievalistas de la orden santiaguista y de una Iglesia que se erigía como elemento sustentorio de un todo que marca el ritmo y la vida cadencial del hombre de aquel momento. Una Iglesia que ya se encontraba en las mismas puertas de la celebración del Concilio de Trento (1545-1563) y del que dimanarán muchas cofradías marianas entre las que se encuentra -lo explicaremos detalladamente- nuestra futura Hermandad Patronal.

Arquitectóniócamente igualmente responde a esos momentos descritos anteriormente: construcción de carácter rural, maestros alarifes poco afamados y con una movilidad reducida en sus trabajos, posiblemente ni siquiera capaces de salir del propio espacio local. No tenemos referencias de los nombres de estos constructores al igual que tampoco existen descripiciones anteriores a la de los años centrales del siglo XVI: 1553-1556.

Primeras descripciones

La ermita era en estos momentos un edificio pequeño, con una situación de poca bonanza económica, algo que es lógico pues tras la finalización de la Reconquista en el año 1492, los territorios adscritos a la encomienda emeritense y bajo la administración legislativa de la Orden de Santiago, no podrán despegar en este ámbito hasta bien entrado el último cuarto del siglo XVI y principios del siglo XVII, cuando la nobleza comience a hacer acto de aparición.

Fue la doctora Aurora Ruíz Mateos quie realizó una clasificación de las ermita durante el siglo XVI y contribuyó a la catalogación de la ermita de Barbaño dentro de un primer grupo que se catalogaban como ermitas de morfología no precisa es decir, en las que no aparece la descripción en cuanto a su espacio pero sobre las que si menciona que son «de una sola nave» y que se encuadran en dimensiones que cifra entre veintiocho y treinta pies. La ermita de Nuestra Señora de Barbaño pasa a estar dentro de las catalogadas como «primer tipo» que se configuran en un 45,19% de las estudiadas por Ruíz Mateos y su equipo.

Descripción de la ermita. Páginas 19-30

Importante a saber:

El estudio que aparece recogido en esta Web tanto para la ermita, mayordomía como imagen de Nuestra Señora de Barbaño, fue realizado por Pablo Iglesias Aunión entre los años 1996-1999 y publicado en el libro ya mencionado, utilizando para todo ello las fuentes documentales del Archivo Histórico Nacional de Madrid, fuentes parroquiales y civiles. Las primeras, llegaron microfilmadas al Archivo Histórico Provincial de Badajoz donde en aquellos años trabajaba de Becario por la Junta de Extremadura en la Catalogación de Fondos.

Pablo Iglesias Aunión es actualmente profesor de Religión en el IES Vegas Bajas de Montijo (desde el año 2000, desde 1998 ha ejercido en otros centros). Diplomado en Magisterio. Licenciado en Geografía e Historia (Universidad de Extremadura). Es igualmente Diplomado en Ciencias Religiosas por la Facultad de Teología de Navarra y Licenciado-Máster en Ciencias Religiosas por el Instituto Superior de Ciencias Religiosas «Santa María de Guadalupe (dependiente de la Univesidad Pontificia de Salamanca) . Profesor en el mismo Instituto de «Historia del Cristianismo en Extremadura» y profesor en la DECA donde importe las asignaturas de «Hecho Religioso» e «Iglesia». Durante ocho años ha coordinado y ha sido profesor en la Escuela de Formación para Laicos para el Arciprestazgo de Montijo.

Curso Paleografía aplicada a la Historia Moderna en la Universidad de Extremadura (1988-1991) y se especializó en los siglos XV al XVIII por el Instituto Universitario de Historia «Simancas» (Valladolid, 2019)

Actualmente es doctorando en Historia bajo la dirección del Catedrático don José Pablo Blanco Carrasco de la Universidad de Extremadura y realiza Tesis Doctoral sobre el estudio de la vida del clero secular en la Castilla del siglo XVIII. En febrero del presente año ha sido elegido Hermano Mayor de la Hermandad de la Virgen de Barbaño siendo el pasado 10 de marzo nombrado como tal por el Arzobispo de Mérida-Badajoz, Monseñor don Celso Morga Iruzubieta.

Tienen numerosos artículos y trabajos en torno al mundo de la cofradías y de la religiosidad popular así como al fenómeno de la devoción mariana en la Edad Moderna.