María de Barbaño, nuestra doncella de Nazaret

María de Barbaño, nuestra «doncella de Nazaret

«Cuando llegó la plenitud del tiempo, Dios envió a su Hijo, hecho de mujer, nacido bajo la Ley, para redimir a los que estaban bajo la Ley, para que recibiésemos la adopción de hijos» (Gal 4, 4-5)

Clavar los ojos, poner nuestra mirada en el rostro de María de Barbaño es gritar desde el corazón de cada montijano un fiat, porque al pronunciar sólamente el nombre de María, somos capaces de unirnos al plan de cooperación que de manera tan excepcional, con su aceptación de Madre, nos trajo Cristo.

Para cada uno de nosotros, montijanos, como para cualquier cristiano, el papel de la Santísima Virgen bajo la advocación de Barbaño es en la economía de la salvación un saber adquirir una importancia tal que desde el primer momento, como Iglesia que somos, nos sentamos en ese santuario mariano de Barbaño como «cenáculo de Jerusalén» para encontrarnos con ella, María Santísima y Bendita Madre que lo es de Jesús por obra del Espíritu Santo .

Santa María de Barbaño, por su especial intervención en el misterio de la Encarnación y por su relación con este misterio, por su papel en la obra de la Redención nos acerca siempre más a Cristo.

Visítala en este mes mayo de manera especial al ser «mayo» un mes mariano por excelencia. Acepta que ella tiene cada vez más un papel especial en tu vida. Distínguete ante María, advocándote como montijano a aquella a quien Dios la hizo «Madre de Jesús«.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s